Secretaría de Gobierno y Enlace Legislativo

SECRETARÍA DE GOBIERNO Y ENLACE LEGISLATIVO
Lic. Verónica Juárez Piña
Secretaria
Vaya al Contenido

Menu Principal:

LA DEMOCRACIA ES IMPENSABLE SIN PERIODISTAS

La democracia es impensable sin periodistas. El periodismo nace como un oficio ligado a confrontar al poder, sea éste político, económico o social. El auténtico periodismo debe causar malestar entre los poderosos, ir al fondo de las cosas y sacar a la luz pública lo que quiere ser escondido. El periodismo es en sí mismo “un contrapoder”, que les permite a las y los ciudadanos vigilar las decisiones de los de arriba y evitar que las tinieblas den paso a corrupción, malversación o conflictos de interés.

Parto de esta base, la misma que enfatizaba el presidente Jefferson de los Estados Unidos con la frase: “prefiero periódicos sin Gobiernos que gobiernos sin periódicos”. Por ello, mi más profundo respeto para aquellas y aquellos que con tenacidad, profesionalidad y valentía, ejercen día a día el oficio del periodismo en el país más peligroso del mundo para esta profesión. Sin ellas y  ellos, sería imposible disfrutar de las libertades que disfrutamos y sería imposible enterarnos de los trapitos sucios que nos quieren esconder políticos corruptos y empresarios aprovechados.

Sin embargo, como en toda profesión, en el periodismo están aquellas o aquellos que se hacen pasar por periodistas para amedrentar, mentir y difamar. Convierten la nobleza de este oficio en su antítesis: mentir para manchar; difamar para pudrir. Se cuelgan de la credibilidad que tienen ante las ciudadanas y ciudadnos para enriquecerse a costa de mentiras e infundios. Se “pasan por el Arco del Triunfo” el método que hace del periodismo una profesión apreciada socialmente y prefieren el juicio rápido y la nota difamatoria. No saben el daño que le hacen a la credibilidad de la profesión cuando con el afán de destrozar a un personaje público, inventan y mienten olvidando todos sus principios.
Es lo que sucedió con un reportaje de la “periodista” Sanjuana Martínez que dañó irreversiblemente el prestigio, la moral y la vida privada de nuestro compañero Jesús Ortega. En la nota, la periodista ataca a Ortega sin ninguna prueba formal y saltándose todas las verificaciones exigibles para que el periodismo sea confiable y creíble.  Cuando revisas una pieza de estas características, entiendas que el objetivo del periodista no era informar o ejercer un servicio público, sino destrozar el prestigio de un político que tiene décadas en la palestra pública y que ha dado muestras de sobra de su probidad y honestidad.
Por ello, nos congratulamos con que el juez sexagésimo noveno de lo civil de la Ciudad de México le haya dado la razón a nuestro compañero Jesús Ortega y obligue a la Sra. Martínez a reparar su daño. La lucha que emprendió Ortega trasciende su batalla personal. Es un asunto que nos concierne a todas y todos, políticos y periodistas: la verdad siempre tendrá que ser la que guíe nuestros actos. Ni nosotros, ni los periodistas que todos los días cumplen profesionalmente con su labor, quieren este tipo de periodismo que tiene objetivos partidistas y que busca destrozar a un político honrado con la única intención de favorecer los intereses de nuestros adversarios.

El periodismo es uno de los cimientos de nuestra democracia. Su perversión, es decir su utilización en forma de calumnia o abierta mentira, conlleva la peor de las vilezas: destrozar a alguien por el simple hecho de que no piensa como yo. Celebramos la resolución que le hace justicia a nuestro compañero Jesús Ortega y reafirmamos nuestro compromiso con el periodismo libre y profesional.



Verónica Juárez Piña
Secretaría de Gobierno y Enlace Legislativo del CEN del PRD
Regreso al contenido | Regreso al menu principal