Secretaría de Gobierno y Enlace Legislativo

SECRETARÍA DE GOBIERNO Y ENLACE LEGISLATIVO
Lic. Verónica Juárez Piña
Secretaria
Vaya al Contenido

Menu Principal:

1 DE MAYO: TRABAJO DIGNO Y BIEN REMUNERADO, PRINCIPAL EXIGENCIA

Decía el escritor ruso Máximo Gorki: Cuando el trabajo es un placer la vida es bella. Pero cuando nos es impuesto, la vida es una esclavitud. Voy más allá, dejo de lado que sólo el 12% de las y los mexicanos se pueden dedicar a trabajar en aquello que los hace felices. La realidad contemporánea de las y los trabajadores es la institucionalización de la precariedad laboral. Malos salarios, nulas prestaciones sociales y una obligación que condena generalmente a trabajar de sol a sol. No sólo no hay nada que festejar hoy que conmemoramos el Día Internacional del Trabajo, sino que hoy vemos al pasado y entendemos que estamos peor que nunca.

Las mexicanas y mexicanos hemos perdido 77% de poder adquisitivo en las últimas tres décadas. Para ponerlo en términos sencillos: en la actualidad podemos comprar en el mercado sólo uno de cada cuatro productos que podíamos adquirir en 1986. El salario sirve para sobrevivir, para sobrellevar la vida y nuestras obligaciones. En México, el salario promedio mensual es de tan solo ocho mil 109 pesos. Incluso, un profesionista, recién egresado de la Universidad, recibe un salario promedio que oscila entre los seis mil 200 y los seis mil 800 pesos al mes. Y la tragedia del ingreso no acaba ahí. Cuatro de cada 10 mexicanas o mexicanos laboran en la informalidad y ni siquiera tienen acceso a las prestaciones sociales mínimas. En el PRD llevamos décadas pidiendo un Sistema de Seguridad Social Universal que garantice los derechos humanos y atienda a todas y todos los mexicanos sin importar origen ni situación laboral.

“De aquellos barros, estos lodos”. Los ingresos de las y los mexicanos son hoy tan bajos no por capricho del destino o porque seamos flojos. Ahí están las cifras: las y los trabajadores laboran más que nadie. La depreciación constante de los salarios es la confirmación de un modelo de país que comenzó en los ochenta y que ha buscado que México sea competitivo a través de pagar salarios de miseria y desmantelar los derechos sociales de las y los mexicanos. La idea de Salinas y Zedillo fue heredar un país en el que todos trabajáramos por el mínimo, que hoy en día apenas alcanza los dos mil cien pesos. Competir a base de despedazar el poder adquisitivo de las y los mexicanos, ha provocado que 22 millones de mexicanas y mexicanos sean pobres laborales; es decir, trabajan sus 48 horas a la semana y aun así se encuentran en situación de pobreza. Eso es de dar vergüenza.

Es tiempo de revertir la actual tendencia. En el PRD nos fijamos como objetivo el incremento automático del salario mínimo hasta alcanzar, al menos, los 86 pesos con 33 centavos. No sólo es un asunto de justicia social, sino que un salario más alto incentiva el consumo y por lo tanto la venta, la comercialización y la producción. Nosotros apostamos por tu salario y por fortalecer el mercado interno. Digamos no a ese país de miseria en el que PRI nos ha querido convertir desde los ochenta. Vamos por un salario digno y hagamos del fortalecimiento del ingreso de las familias mexicanas, el proyecto económico del México del siglo XXI. No más miseria laboral, no más pobreza entre las y los trabajadores.



Lic. Verónica B. Juárez Piña
Secretaria de Gobierno y Enlace Legislativo del CEN del PRD
Regreso al contenido | Regreso al menu principal